Cifosis cervical

La cifosis cervical es una condición en la que la normal de la curva del cuello comienza a enderezarse. La cifosis cervical puede progresar hasta el punto donde la curva en el cuello se invierte realmente, va en la dirección opuesta a su estado normal, sano.

Síntomas

Los síntomas de la cifosis cervical pueden ir desde una simple molestia a una deformidad severa, que puede conducir a la parálisis si no se trata. Los síntomas pueden incluir dolor de cuello mecánica si la cifosis se debe a cambios degenerativos en la columna cervical. Usted puede tener un rango reducido de movimiento en el cuello. Esto significa que usted no puede ser capaz de girar su cuello por completo y es posible que tenga dificultad para mirar para arriba para cualquier periodo de tiempo.

Si la cifosis es severa, usted puede comenzar a tener problemas con las raíces nerviosas o la médula espinal, debido a la presión sobre los nervios de la columna cervical. Esto puede provocar: debilidad en los brazos o piernas, pérdida de la fuerza de agarre, o dificultad para caminar debido a la espasticidad en las piernas. Usted puede tener problemas para controlar la vejiga o los intestinos. En casos muy graves que se dejan sin tratar, la parálisis del cuello para abajo, incluso puede resultar.

Causas

Hay varias causas de cifosis cervical. Esta condición se puede desarrollar en niños y adultos.

  • Enfermedad degenerativa del disco. El proceso de la degeneración de los discos intervertebrales causa muchos problemas de la columna. En los adultos mayores, el desgaste del envejecimiento en los discos entre las vértebras pueden hacer que el disco se colapse. A medida que el colapso de los discos y crecer más delgado, la cabeza se inclina hacia adelante y el cuello comienza a curvarse hacia adelante. Esto comienza un proceso que puede continuar progresando durante años. El peso de la cabeza provoca un desequilibrio de fuerzas que empujan el cuello cada vez más hacia adelante. Esto lleva lentamente a una curva creciente y puede terminar con una cifosis.
  • Cifosis cervical es congénita, lo que significa que es un defecto congénito que afecta el desarrollo de la columna vertebral. Una persona nace con algún tipo de defecto, tales como la formación incompleta de la columna vertebral, lo que conduce a una curva de tipo cifosis creciente en el cuello. La cifosis congénita por lo general conduce a un trastorno del crecimiento de los propios vértebras. En lugar de crecer de manera normal, las vértebras crecen en una forma triangular con el extremo más pequeño apuntando hacia delante. Debido a que las vértebras se apilan una encima de la otra, la forma de triángulo hace que la columna tenga una curvatura hacia adelante. Cuando un niño tiene cifosis congénita, existen defectos congénitos generalmente adicionales en otras áreas del cuerpo. Por lo general, hay defectos en los riñones y el aparato urinario.El tratamiento para la cifosis congénita suele ser la cirugía.
  • Lesión en la columna cervical. Esto puede deberse a una fractura por compresión de las vértebras o de una lesión en los ligamentos de la parte posterior de la columna cervical. Cuando se produce una fractura por compresión de las vértebras, el cuerpo vertebral puede curar en forma de cuña. Esto hace que una situación similar se discutió anteriormente para las vértebras en forma de triángulo de una cifosis congénita. El desequilibrio resultante puede conducir al aumento de la curvatura hacia adelante del cuello. Si la cifosis se vuelve lo suficientemente malo, puede estrechar el canal espinal causando una condición conocida como estenosis espinal. La presión sobre la médula espinal debido a la reducción puede conducir a problemas neurológicos, como dolor, entumecimiento, y una pérdida de la fuerza muscular.

El cuarto, y la causa más común de cifosis cervical, es iatrogénica. Iatrogénica significa que los resultados de problemas de los efectos de un tratamiento médico, como la cirugía. La cifosis después de la cirugía laminectomía es bastante común. Ocurre con más frecuencia con los niños que con los adultos.

Una laminectomía es un tipo de procedimiento quirúrgico que se realiza en la columna vertebral para aliviar la presión sobre los nervios espinales. Laminectomía significa “quitar la lámina”, que es exactamente lo que se hace. La lámina es el lado posterior de la canal espinal y forma el techo sobre la médula espinal. Mediante la eliminación de la lámina, hay más espacio para los nervios y los espolones óseos pueden ser removidos de alrededor de los nervios. Una laminectomía reduce la presión sobre la médula espinal y la irritación y la inflamación de los nervios espinales.

Sin embargo, en la columna cervical, la eliminación de la lámina completamente puede causar problemas con la estabilidad de las articulaciones facetarias entre cada vértebra. Si las articulaciones se dañan durante la laminectomía, la columna vertebral puede comenzar a inclinarse hacia delante. Esto es lo que es responsable de causar un problema de “iatrogenia”, tales como la cifosis.

Una cifosis cervical iatrogénica también puede ocurrir después de un intento fallido de fusión de la columna cervical. Pueden surgir problemas si la fusión es demasiado corto, lo que significa que hay no vértebras incluidas en la fusión. En este caso, la columna vertebral comenzará a “doblar” sobre la parte superior del sitio de fusión. A medida que el desequilibrio continúa, el resultado es la cifosis cervical.

También pueden surgir problemas si la fusión no se cura correctamente. La falta de un lugar de la fusión de sanar se llama una pseudoartrosis. Si la fusión no se cura, la columna vertebral puede comenzar a curvarse hacia adelante llevando a una cifosis. Incluso en una fusión curado, la alineación incorrecta de las vértebras fusionadas puede dar lugar a un desequilibrio que conduce a una cifosis.

Otras causas menos comunes de la cifosis cervical incluyen infección en la columna vertebral, tumores de la columna vertebral, y enfermedades sistémicas que afectan a la columna vertebral (como espondilitis anquilosante). Una cifosis cervical también puede ocurrir años después de la radioterapia para el cáncer que afecta el cuello. La radioterapia puede afectar el crecimiento de las vértebras cervicales en los niños que recibieron radioterapia en la niñez.

Diagnóstico

Encontrar la causa de su problema en el cuello comienza con una historia completa y un examen físico. Después de la historia y el examen físico, el médico tendrá una buena idea de la causa de su dolor.

Para asegurarse de que la causa exacta de su dolor de cuello, su médico puede usar varias pruebas de diagnóstico. Estas pruebas se utilizan para determinar la causa de su dolor, no que sea mejor. Los rayos X regulares suelen ser un primer paso en la búsqueda a cualquier problema en el cuello y le ayudarán a determinar si serán necesarias más pruebas.

En una radiografía, es fácil de ver si los huesos del cuello se alinean en una recta o curva de línea. Una radiografía mostrará:

  • Degeneración del disco
  • Estenosis
  • Presencia de artritis
  • Otros problemas
  • Un MRI se puede ver los tejidos blandos y nervios.

Tratamiento

Tratamiento conservador (no quirúrgico)

El tratamiento para la cifosis cervical depende estrechamente de si existe presión sobre la médula espinal. Si la hay, entonces la cirugía puede ser sugerido inmediatamente. Si la cifosis cervical está causando sobre todo el dolor y la preocupación por su apariencia, a continuación, su médico puede considerar tratando de controlar el dolor y la deformidad con: un programa de terapia física, medicamentos para el dolor leve, y un cuello ortopédico.

Tratamiento quirúrgico

La cifosis excesiva puede ser tratada, y los métodos de tratamiento han evolucionado con el tiempo. Hoy en día, la cirugía para tratar la cifosis cervical es generalmente una fusión espinal. Esto significa que algún tipo de placa de metal o varilla se usa para sostener la columna vertebral en la alineación apropiada con el fin de enderezar.

Si la deformidad es fija (lo que significa que no está empeorando), y no hay problemas neurológicos debido a la presión sobre la médula espinal, la cirugía generalmente no se recomienda porque el problema se va a poner peor. Sin embargo, si la deformidad fija se acompaña de problemas neurológicos de la presión sobre la médula espinal, la cirugía se vuelve más probable. La corrección quirúrgica es el tipo más difícil del tratamiento de la cifosis cervical. La cirugía puede requerir una operación desde la parte frontal de la columna vertebral para aliviar la presión sobre la médula espinal, y una operación de la parte posterior para fusionar la columna vertebral y evitar que la cifosis de regresar.

Si la cifosis es flexible, la decisión de seguir adelante con la cirugía debe basarse en: la progresión de la deformidad, la gravedad de la deformidad y la cantidad de dolor que causa. Si la curva y el dolor son menores, la cirugía no se recomienda simplemente porque la deformidad se ve mal. Sin embargo, si la deformidad es grave y el dolor es crónico, la cirugía puede ser una buena opción.

Si la cifosis se debe a la espondilitis anquilosante, el área del problema de la columna vertebral por lo general se extiende sobre el área donde las espinas cervicales y torácicos se unen entre sí. Este tipo de cifosis cervical es por lo general una deformidad fija. La espondilitis anquilosante hace que los discos entre las vértebras de la columna entera a calcificarse y de hecho crea una fusión de toda la columna vertebral. Si hay una cifosis cervical después de los fusibles de la columna vertebral debido a AS, la cirugía puede tener que incluir la realización de una “osteotomía” de la columna fusionada. Durante una osteotomía, puede ser necesario cortar para permitir que el cirujano para enderezar la columna vertebral la parte frontal de la columna de la columna vertebral. La médula espinal no se corta, sólo el hueso de las vértebras en la parte frontal de la columna vertebral.

Ejercicios de rehabilitación

Si usted tiene la cirugía o no, su médico puede hacer que un fisioterapeuta cree un programa de ejercicios desarrollado sólo para usted. El fisioterapeuta le enseñará maneras de prevenir mayores lesiones en el cuello. Muchos problemas en la columna cervical puede mejorarse en gran medida con un buen programa de ejercicios y un poco de educación básica en la mecánica del cuello.

Terapia física

Su terapeuta puede elegir una o más de las siguientes herramientas o modalidades, para ayudar a controlar los síntomas que tiene:

  • Descanso. Debe tratar de evitar todos los movimientos y actividades que aumentan el dolor. En las primeras etapas de su problema, su médico o terapeuta puede pedirle que use un collar cervical blando o duro para limitar el movimiento del cuello casi por completo.
  • Posicionamiento. Una almohada especial, llamado una almohada de contorno, se puede sugerir para ayudar a su cuello en la posición más cómoda mientras duerme o descansa.
  • Hielo. El hielo hace que los vasos sanguíneos en el área de dolor se hacen más estrechas. Esto ayuda a controlar la inflamación que causa el dolor. Algunas maneras de poner hielo en incluyen compresas frías, bolsas de hielo o masajes con hielo.
  • Calor. El calor hace que los vasos sanguíneos se hacen más grandes. Esta acción ayuda a eliminar los productos químicos que están haciendo el cuello herido. También ayuda a que los nutrientes y el oxígeno que ayudan a que la zona cicatrice.
  • Ultrasonido. Un aparato de ultrasonido produce ondas sonoras de alta frecuencia que se dirigen hacia el área dolorida, logrando un efecto de calentamiento que ayuda a eliminar la zona dolorida y trae un nuevo suministro de sangre de los nutrientes y rica en oxígeno. Los tratamientos de ultrasonido son una manera para que su terapeuta para llegar a los tejidos que son más de dos pulgadas por debajo de la superficie de su piel.
  • Estimulación eléctrica. Este tratamiento estimula los nervios enviando una corriente eléctrica suave a través de su piel. Algunas personas dicen que se siente como una especie de masaje en la piel. La estimulación eléctrica puede aliviar el dolor al enviar impulsos que se sienten en vez de dolor.
  • Masaje. Los fisioterapeutas están capacitados en muchas formas diferentes de masaje y movilización cuando se trata el cuello. El masaje ha demostrado calmar el dolor y el espasmo, ayudando a relajar los músculos, mediante la incorporación de un nuevo suministro de oxígeno y sangre rica en nutrientes, y lavando el área de irritantes químicos que provienen de la inflamación.
  • Movilización conjunta. Estas son las presiones y los movimientos que se hacen por fisioterapeutas cualificados graduados. Presiones graduadas suaves ayudan a lubricar las superficies articulares, aliviar la rigidez y ayudarle a comenzar a moverse con menos dolor.

Ejercicios

El ejercicio es importante durante todas las etapas de la recuperación de dolor de cuello. Diferentes tipos de ejercicios serán utilizados por su fisioterapeuta mientras se recupera. En las primeras etapas, cuando el cuello está todavía muy doloroso, ejercicios específicos pueden sugerir para ayudar a reducir su dolor.

A medida que su cuello se vuelve menos doloroso, los ejercicios se pueden cambiar para centrarse en la mejora de la salud general de su cuello. Estos cambios se centrarán en ejercicios para:

  • Flexibilidad
  • Fuerza
  • Coordinación
  • Acondicionamiento aeróbico

Buscar

Compártelo!