Diagnóstico de la cifosis

Durante el examen físico, su médico comprobará su altura y puede pedirle que doble hacia adelante desde la cintura mientras él o ella ve la columna de al lado. Con cifosis, el redondeo de la espalda superior puede llegar a ser más evidente en esta posición. Su médico también puede realizar un examen neurológico para comprobar tus reflejos y fuerza muscular.

Pruebas de imagen

Dependiendo de sus signos y síntomas, es posible que necesite:

  • Rayos-X. Los rayos X se utilizan para determinar el grado de curvatura y puede detectar deformidades de las vértebras, lo que ayuda a identificar el tipo de cifosis.
  • Tomografía computarizada (CT). Si se necesitan más detalles, el médico puede ordenar una tomografía computarizada, que toma imágenes de rayos X desde diferentes ángulos y luego las combina para formar imágenes de cortes transversales de las estructuras internas.
  • Resonancia magnética (MRI). Si su médico sospecha un tumor o una infección, él o ella puede solicitar una resonancia magnética de la columna vertebral. MRI utiliza ondas de radio y un imán muy fuerte para producir imágenes detalladas de los huesos y los tejidos blandos.

Pruebas nerviosas

Si experimenta algún entumecimiento o debilidad muscular, su médico puede recomendarle varias pruebas que pueden determinar qué tan bien los impulsos nerviosos viajan entre la médula espinal y sus extremidades.

Pruebas de función pulmonar

Si la cifosis es grave, su médico puede querer comprobar para ver si la curva está interfiriendo con su capacidad de respirar. Él o ella puede ordenar exámenes que miden la cantidad de aire que los pulmones pueden tener y con qué rapidez puede vaciar sus pulmones.

Buscar

Compártelo!